Pros y contras del teletrabajo

Compartir

El teletrabajo es cada vez más común en las empresas y su implementación nos ha ayudado a descubrir las diferentes ventajas e inconvenientes que tiene esta forma de trabajar. Pero empecemos por el principio…

 

¿Qué es el teletrabajo?

 

El teletrabajo es un estilo de trabajo en el que, gracias al uso de la tecnología, se pueden desarrollar las obligaciones profesionales fuera de la oficina o lejos del ámbito normal de trabajo.

Las nuevas tendencias en el sector y preferencias de los trabajadores han provocado que el teletrabajo y la flexibilidad laboral se conviertan en un requisito indispensable para profesionales y talento en búsqueda de nuevas oportunidades laborales.

Sin duda, el teletrabajo supone un gran número de ventajas para el empleado ya que puede desarrollar su trabajo fuera de su puesto tradicional. Independientemente de dónde se encuentre, podrá desempeñar sus funciones desde cualquier punto y beneficiarse así de las comodidades de la flexibilidad laboral. Sin embargo, siempre es necesario contar con las condiciones y prestaciones adecuadas. Además, en la gran mayoría de los casos es necesario disponer de un ordenador con buena conexión a Internet y, en determinadas situaciones, el empleado debe poder acceder a determinadas herramientas o aplicaciones con las que realizar sus actividades laborales.

En cuanto a la empresa, ¿el teletrabajo puede brindarle algún tipo de ventaja? Efectivamente. El teletrabajo es un nuevo modelo laboral que proporciona ventajas tanto a las empresas como a los empleados. Sin embargo, en determinadas ocasiones, también puede ocasionar desventajas que es necesario medir y tener en cuenta para no perjudicar el desarrollo del modelo organizativo.

Desde Great Place to Work te contamos a continuación cuáles son los principales beneficios y desventajas del teletrabajo.

 

Pros y contras del teletrabajo para el empleado

El teletrabajo, como todo, tiene sus ventajas e inconvenientes. Prueba de ello es que hay personas y empresas que prefieren el teletrabajo o el trabajo en oficina, aunque cada vez es más habitual apostar por un modelo híbrido que combine teletrabajo y trabajo presencial para combinar las ventajas de ambos mundos.

A continuación analizaremos algunas de estas ventajas.

 

Ventajas del teletrabajo para el empleado

Algunas de las mayores ventajas que el teletrabajo puede aportar al empleado son:

 

Conciliación familiar

La posibilidad de conciliar la vida profesional con la personal es una de las mayores ventajas del teletrabajo. Al poder trabajar desde casa o desde otro punto con conexión a internet, el cuidado de los más pequeños de la casa se hace más cómodo y sencillo. Se ahorra tiempo en desplazamientos y se puede compaginar el cuidado de nuestros seres queridos con el desarrollo de las actividades profesionales. Sin duda, el teletrabajo ofrece a las personas mayor tiempo para disfrutar en familia, bien sea para el cuidado de menores, mayores o sencillamente para disfrutar de más tiempo con los suyos.

 

Flexibilidad laboral

El teletrabajo permite una mayor libertad a la hora de trabajar. Al poder decidir desde dónde trabajar, la productividad puede verse aumentada gracias a la mayor comodidad que ofrece este estilo de trabajo. Además, reduce el nivel de estrés al estar lejos del característico ajetreo de la oficina o de estrictas políticas que a veces van implícitas. El empleado consigue así una mayor libertad para poder trabajar a su modo, una mayor libertad.

 

Mayor ahorro

El teletrabajo, al ofrecer la posibilidad de trabajar desde casa, no necesita de desplazamientos, códigos de vestimenta o comidas fuera de casa. Esto, a la larga, se puede traducir en un mayor ahorro al no tener que gastar dinero en medios de transporte de manera diaria o en restaurantes a la hora de comer.

 

Tiempo libre

La ausencia de traslados supone también el ahorro de tiempo, tiempo que puede ser empleado en actividades de ocio, hobbies o deporte.

 

Menor absentismo laboral

Al trabajar desde casa, el riesgo de contagio se reduce. En las oficinas es común encontrarse con personas con enfermedades que pueden provocar el contagio de otros compañeros y que, como consecuencia, provoque la baja temporal por enfermedad en determinadas ocasiones. Sin embargo, al trabajar desde casa, el trabajador se encuentra más protegido ante posibles contagios.

 

Desventajas del teletrabajo para el empleado

Aunque en un primer momento el teletrabajo parezca un sinfín de ventajas para el empleado, lo cierto es que este nuevo modelo de trabajo también lleva implícitas ciertas desventajas.

En este sentido, es importante remarcar lo importante que es para las empresas crear una cultura fuerte con la que las personas que forman parte de ella se sientan identificadas. De esta forma podremos reforzar el orgullo y sentido de pertenencia, consiguiendo que nuestra filosofía vaya más allá de las paredes de la oficina y así minimizar las desventajas que puede tener el teletrabajo.

 

Horarios laborales más largos

Aunque podamos pensar lo contrario, lo cierto es que el teletrabajo hace que, al estar en casa, muchas personas le dediquen más horas al trabajo de lo que lo harían en la oficina. De hecho, al apurar más los tiempos, es bastante común llegar a una situación donde ni siquiera se hacen descansos para comer o desayunar.

 

Logros menores

El presencialismo hace que el trabajo realizado se vea más agradecido o elogiado. La imposibilidad de ver las horas de trabajo o el esfuerzo dedicado a una tarea puede provocar que determinados responsables desconfíen de lo que sus equipos están haciendo o que no valoren lo suficiente el trabajo realizado. Esto puede acabar provocando una “desconexión” del las personas que teletrabajan respecto a las que acuden a la oficina.

 

Mayor distracción

Aunque para algunas personas el teletrabajo pueda ser un modelo con el que poder beneficiarse de mayor concentración, en otras ocasiones puede provocar el efecto contrario. Al estar en casa, disponemos de una mayor número de distracciones que, si son tenidas en cuenta, pueden perjudicar los tiempos de trabajo y la calidad de lo producido.

 

Confusión de lo profesional con lo personal

Al combinar la vida profesional con la personal en un mismo espacio, puede que el teletrabajador no pueda separar ambas realidades. Por ello, es recomendable realizar el teletrabajo en una habitación independiente que permita diferenciar, aunque sea dentro de la misma casa, las horas de trabajo de los momentos personales en el mismo espacio.

 

Aislamiento

Trabajar todos los días en soledad puede tener consecuencias para la salud mental del trabajador ya que, a la larga, puede incluso suponer una especie de confinamiento al trabajar en soledad y de manera aislada. El trabajador, al no cambiar de ambiente ni interactuar con personas, puede experimentar cambios en su forma de ser e incluso en su forma de relacionarse.

 

Pros y contras del teletrabajo para la empresa

 

De la misma manera que sucede con los empleados, la empresa también experimenta ciertas ventajas y desventajas al implementar el teletrabajo dentro de su modelo organizativo.

 

Ventajas del teletrabajo para la empresa

Algunas de las ventajas de las que una empresa se puede beneficiar por implementar modelos de teletrabajo son:

 

Mayor productividad laboral

Aunque pueda resultar complicado medir la productividad, el incremento de la productividad suele ser una consecuencia del teletrabajo ya que los empleados disfrutan de una mayor autonomía a la hora de realizar el mismo trabajo, pero desde casa.

 

Reducción de gastos

Los costes que supone hacer funcionar todos los días una empresa son realmente desproporcionados en algunas ocasiones. A pesar de que puede ser un dato muy subjetivo, es completamente veraz la reducción de costes que el teletrabajo supone para una empresa ya que se reduce de manera considerable el uso de luz, vigilancia, agua, sistemas de climatización, mobiliario…

 

Objetivos mejor definidos

La ausencia de presencialismo a la hora de trabajar supone la elaboración de nuevos métodos y objetivos con los que poder medir mejor los resultados y efectividad de cada tarea. Así, es común ver como los métodos tradicionales de gestión y control evolucionan hacia nuevos modelos donde la digitalización y los procesos informáticos cobran protagonismo.

 

Desventajas del teletrabajo para la empresa

Al igual que sucede con las ventajas, el teletrabajo también puede provocar una serie de desventajas a nivel empresarial en determinadas ocasiones:

 

Mayor coste en equipamiento

En caso de que la empresa no cuente con el despliegue de medios y equipamientos necesarios, el teletrabajo puede suponer un mayor coste para la empresa ya que tendrá que desarrollar nuevos softwares específicos, métodos de evaluación, de acceso e incluso realizar la compra de determinados equipamientos.

 

Miedo a la no productividad

La novedad de este tipo de trabajo puede provocar falta de confianza o miedo a directivos o responsables directos. Por lo tanto, el teletrabajo puede aumentar la desconfianza en los empleados por la imposibilidad de verles desarrollar su actividad en el día a día.

 

Cambios organizativos

La implementación de este nuevo modelo de trabajo implica también el desarrollo de nuevos modelos organizativos y regulaciones con las que tener controlada cualquier nueva situación o riesgo que pudiera surgir.

 

Menos trabajo en equipo

El trabajar en la oficina fomenta la colaboración y trabajo en equipo en diferentes acciones o momentos laborales. Sin embargo, el desarrollo del trabajo desde casa puede favorecer la individualidad y dificultar las reuniones o el trabajo de manera colaborativa.

 

Cómo fomentar los aspectos positivos del teletrabajo entre los empleados

 

Como hemos visto, el teletrabajo es un nuevo modelo que puede aportar ventajas y desventajas tanto a la empresa como a los trabajadores. Por ello, la clave está en encontrar un equilibrio donde ambas partes puedan beneficiarse de lo mejor de este nuevo modelo de trabajo. Por supuesto, esta decisión conlleva el cumplimiento de nuevos desafíos que ambas partes deben estar dispuestos a asumir.

El teletrabajo genera diferentes retos que la empresa debe tener en cuenta como la consolidación de una cultura de empresa. Por otra parte, el empleado debe comprometerse a hacer un buen uso de la flexibilidad que el teletrabajo puede ofrecer y mantener así su productividad. Sin duda, el equilibrio entre ambas partes que conforman este nuevo modelo de trabajo se encuentra en la confianza. Si existe confianza, ambas partes darán lo mejor de sí para hacer que este nuevo modelo de trabajo sea la mejor opción para todos.