Gestión de Personas y Equipos: Asignatura pendiente

Compartir

La historia de la humanidad está repleta de genios y como decía Einstein, la genialidad es un 1% de talento y 99% de esfuerzo. Ser un Great Place to Work® es sinónimo de ser constante en el cuidado de lo importante. En hacer realidad las buenas intenciones.  

En prácticamente todas las compañías que visitamos o con las que colaboramos en Great Place to Work® están convencidos de la importancia de la gestión de personas. Cuando preguntamos a los managers y directivos/as si es importante escuchar a las personas, nos miran estupefactos por la pregunta. Lo tienen claro, pero ¿por qué no la priorizan? O mejor dicho, ¿qué consiguen los que la priorizan? 

Al realizar el diagnóstico de Great Place to Work® descubrimos en qué medida está siendo cierta esa importancia. Nuestro diagnóstico está diseñado para evaluar con qué frecuencia percibe el empleado que los managers/directivos/as escuchan, reconocen, tratan de forma justa, etc. Descubrimos que, en la mayor parte de los casos, no es que no sepan hacerlo, es que no están acostumbrados a hacerlo.

 

Los momentos de la verdad en la gestión estratégica de personas en las organizaciones

A lo largo de la experiencia del empleado en la compañía se generan momentos muy importantes denominados momentos de la verdad. Pueden producirse en el día a día, a lo largo del ejercicio o durante toda su etapa. Estos momentos o hitos, influyen en gran medida en cómo percibe el empleado a su empresa y su compromiso hacia ella.  

El problema con estos momentos es que exigen que demos una respuesta de mayor calidad como empresa. Por ejemplo, la entrevista de desempeño es un momento de la verdad, si no la preparamos y le dedicamos tiempo el impacto que tiene es altísimo en el compromiso.  

Los momentos de fatiga, estrés o frustración se convierten en Momentos de la Verdad donde el empleado espera que la compañía le acompañe. Si la empresa no lo hace, se producirá una pequeña desvinculación.  

Poner en marcha una encuesta de clima y acompañarlo de entrevistas y reuniones grupales es una fácil respuesta de la empresa para recoger áreas de mejora y convertir emociones negativas en propuestas de trabajo concretas que ilusionen.  

 

La falsa sensación de urgencia como un hábito

Si, seguramente ya seas consciente de lo que hemos contado. Como decíamos, cuidar de los empleados es una estrategia muy conocida. Sin embargo, no se aplica en muchas ocasiones. Stephen Covey realizaba siempre un simpático ejercicio analizando cómo llenar un tarro con piedras pequeñas y piedras grandes. La conclusión a la que llegaba es que cuando llenas tu día de piedras pequeñas, de tareas sin aportación de valor acabas por no dejar espacio a las tareas realmente relevantes.  

Un mail de un cliente, reuniones eternas, una notificación en el móvil, un nuevo contacto, la llamada de colegio de tus hijos, … 

La falsa sensación de urgencia es el principal freno de los mandos a la hora de poner en práctica las tareas importantes. La falta de rutinas de gestión de personas en una empresa es lo que genera desvinculación, la presencia es lo que genera compromiso en los equipos.  Les pedimos que gestionen a los equipos (su talento y su desempeño). En muchas ocasiones no lo hacen, y es por un problema de priorización, no por un problema de capacidades1.  

El constante reabastecimiento de los niveles de confianza es lo que genera un Great Place to Work® – Robert Levering.  

 

Así es como reconocerás a un Great Place to Work® de otra empresa que no lo es.

Las empresas Great Place To Work son capaces de poner en práctica las buenas intencionesLas priorizan y son casos de éxito empresarial. En la edición Best Workplaces 2020 encontramos que: 

  • Escuchar ideas: El 75% de los empleados de Las Mejores Empresas para Trabajar consideran que frecuentemente es cierto que sus managers los escuchan de manera sincera cuando les plantean ideas o sugerencias.  
  • Definición de objetivos: el 78% afirma que frecuentemente es cierto que se les traslada de forma clara lo que se espera de ellos.  
  • Desarrollo y formación: el 78confirma que tiene posibilidades de crecimiento profesional y personal en su empresa.
  • En conjunto y teniendo en cuenta todo, el 86% consideran que trabajan en un excelente lugar para trabajar.  

Para generar una experiencia de empleado positivo hace falta priorizarla constantemente sobre las urgencias u otras prioridades en la gestión de personas y equipos. Lo que importa es el hábito que te permitirá hacerlo frecuentemente. Teniendo buenos hábitos de gestión de personas será menos probable dar una mala respuesta en los Momentos de la Verdad. Incorporando hábitos importantes estaréis en línea con la conclusión de Einstein, convirtiendo esas grandes ideas y buenas intenciones, en excelentes lugares de trabajo.  

No dejes escapar la oportunidad de preguntar a tus empleados. Si hace tiempo que no haces un estudio, encuesta de clima laboral, focus group… ponlo en el calendario.

Pulsa aquí si quieres conocer más sobre cómo realizar un diagnóstico y aprovechar las posibilidades de la certificación. 

Director de Consultoría e Innovación

Jaime Nardiz – Director de Consultoría e innovación. Great Place to Work®