¿Cómo manejar los riesgos psicosociales en el trabajo?

Compartir

Los riesgos psicosociales en el trabajo afectan profundamente a las personas que los sufren, pero también a las organizaciones de las que forman parte en áreas como el compañerismo, la comunicación, el clima laboral e incluso a la cuenta de resultados.

El reto para toda organización es identificar a tiempo estos riesgos o, aún mejor, prevenirlos a diferentes niveles para evitar que afecten a nuestro equipo.

 

Riesgos psicosociales: el individuo y su ambiente

 

El bienestar es el resultado de la interacción de dos vectores:

  • Las características individuales de cada persona.
  • Las circunstancias ambientales en el que la persona desarrolla su trabajo.

Dentro de las características particulares de cada persona están sus vulnerabilidades, fortalezas psicológicas y físicas. Mientras que en las circunstancias ambientales encontramos el entorno en el que se encuentra: la oficina, personas que le rodean, etc.

En ifeel entendemos que ninguno de estos dos elementos puede explicar por sí solo la influencia que tienen los riesgos psicosociales sobre una persona concreta. Por tanto, para cuidar el bienestar psicológico de los empleados y empleadas desde los recursos humanos, debemos trabajar la prevención desde estos dos vectores, atendiéndoles conjuntamente.

Toda estrategia de prevención de los riesgos psicosociales debe tener en cuenta cómo se combinan estos elementos en una empresa determinada, y en un momento determinado del ciclo vital. Tanto desde la perspectiva de la empresa, como del individuo en cuestión.

En el grupo de las circunstancias individuales podemos considerar los rasgos de personalidad de los miembros del equipo, su historia previa con problemas de salud mental, su edad y estructura familiar, la red de apoyo con la que cuenta o su fortaleza y flexibilidad psicológicas. En lo que se refiere al trabajo, no es difícil que nos vengan a la mente aspectos como la ubicación y características físicas de la oficina, las habilidades del líder que coordina el equipo, el nivel de eficacia de los procesos de trabajo o la cultura empresarial que se cultiva en la organización.

 

¿Por dónde empezar a prevenir?

 

En sintonía con lo que acabamos de comentar, la normativa actual de la Inspección de trabajo señala algunas de las fuentes de riesgos psicosociales: las características de la tarea, la organización y metodología del trabajo, el clima laboral y calidad de las relaciones y las condiciones laborales.

Esto quiere decir que el bienestar psicológico de los empleados de una empresa puede deteriorarse si no se presta atención a lo que tienen que hacer, a dónde y cómo lo tienen que hacer, a cambio de qué y, por supuesto, en compañía de qué personas deben llevarlo a cabo.

Por supuesto, también significa que esa misma situación saludable puede potenciarse si se toman las medidas oportunas a nivel de prevención y abordaje por parte de los responsables corporativos de cuidado del capital humano.

Un equipo de trabajo saludable no es solo aquel en el que no hay bajas médicas por depresión o estrés. Tampoco es solo aquel en el que los objetivos se cumplen -o, incluso, se superan- sin que haya señales aparentes de desgaste. Estos pueden ser dos indicativos de bienestar psicológico en el ámbito laboral, pero también pueden esconder circunstancias que, de un modo más insidioso, estén erosionando la salud de los miembros de ese equipo.

Por esta razón es por la que la prevención y contar con herramientas adecuadas es fundamental para evitar que de forma aparentemente inesperada puedan asomar las verdaderas consecuencias de conformarse con una ausencia de “problemas graves” o un “buen cumplimiento de los objetivos” en términos cuantitativos.

 

Decisiones corporativas que protejan la salud

 

Por tanto, quienes tengan algún tipo de responsabilidad en el cuidado del bienestar de las personas dentro de la empresa deben orientar la prevención y el abordaje de los riesgos psicosociales en el trabajo desde una perspectiva holística, por ejemplo la que ofrece el programa de bienestar emocional para empresas diseñado por el equipo de psicólogos especializados en bienestar laboral de ifeel. Esta estrategia debe incluir medidas concretas orientadas a la identificación, medición, prevención y abordaje de esos riesgos que estén en sintonía con una adecuada indagación acerca de las necesidades y características concretas de los miembros de la plantilla.

Solo recabando la información adecuada es posible tomar decisiones relevantes que tengan un efecto verdadero a la hora de facilitar la vida de las personas, amortiguar el efecto de los riesgos psicosociales en el trabajo a los que están sometidas y, por tanto, mejorar su calidad de vida.