«La Cadena de Suministro ha formado parte de la primera línea de batalla frente al virus»

Compartir

Entrevista a Nuria Fuentes, Directora de Comunicación y Estrategia Digital del Centro Español de Logística (CEL)

Nos puede contar brevemente, y en líneas generales, la historia de su compañía y el contexto de mercado en el que se encuentra actualmente

El Centro Español de Logística surge en 1978 con el objetivo de aglutinar a sus profesionales y detectar y difundir las mejores prácticas. 42 años después, CEL sigue trabajando para la actividad logística y sus profesionales, apostando por el conocimiento, la capacitación y fomentando la competitividad a través de la innovación.

Para ello, CEL acompaña a la profesión, adaptando su oferta formativa a la demanda más inmediata por parte de los profesionales. Las diferentes modalidades de formación han servido para adaptar rápidamente el formato de impartición. Se han realizado seminarios online gratuitos de algunas de nuestras temáticas más populares de la formación presencial; las acciones de networking se han transformado en debates virtuales / mesas redondas entre expertos al más alto nivel; y hemos incrementado la formación en cursos clave para la gestión de diversos aspectos de la Cadena de Suministro y la agilidad en comercio exterior, entre otros. También se han lanzado talleres interactivos en streaming para reforzar las soft skills de los gestores de equipos.

¿Cómo ha evolucionado el sector de logística antes y durante el COVID-19? 

En los últimos años, el sector se ha caracterizado por un crecimiento constante que ha oscilado entre el 3 y 6 %, con un impacto superior al 20% en el comercio electrónico y llegando a emplear hasta un millón de personas solo en las empresas dedicadas a la logística.

Las previsiones anteriores a la crisis anticipaban a España como el país europeo con mejores perspectivas de crecimiento en el mercado logístico (2,2%), por encima incluso de la media europea, que se preveía en el 1,7%.

Hay que tener en cuenta, que la actividad logística es transversal a todos los sectores, y por lo tanto, ha experimentado un impacto desigual. En áreas como la automoción, el textil o el canal HORECA, la falta de demanda ha llevado a la actividad logística prácticamente a su paralización o al trasvase de sus recursos. Otros canales como la alimentación, se han visto desbordados inicialmente y han tenido que adaptar sus protocolos de servicio e implementar nuevas fórmulas de entrega. Y en el ámbito farmacéutico y sanitario  se ha multiplicado la demanda, priorizando la rapidez en las entregas sin reparar en costes.

 ¿Cómo ha cambiado la percepción del sector logístico durante la etapa de COVID-19? ¿Qué cambios se esperan implementar que repercutan en la visibilidad y el reconocimiento de la cadena de suministro después del desconfinamiento?

 La Cadena de Suministro ha formado parte de la primera línea de batalla frente al virus. Una actividad acostumbrada a trabajar en la sombra, ha demostrado su capacidad de adaptación y resiliencia. La consideración de servicio esencial no ha pasado inadvertida. Nunca antes se habían ocupado las cabeceras de los telediarios, ya que es un servicio que dábamos por supuesto. Pero en una situación extrema como la que hemos vivido, se ha garantizado el abastecimiento de los ciudadanos y gracias a ello, se ha transmitido seguridad y confianza a la población confinada.

Si ya estos últimos años, en un ámbito profesional, se percibía la Logística como un sector con gran potencial por su gran tecnificación y demanda de perfiles cualificados, se ha mostrado a nivel más general, su atractivo y potencial como generador de empleo, entre otras cosas, por su gran alcance sectorial y ágil capacidad para adaptarse a las circunstancias.

 ¿De qué manera están influyendo factores como la Agilidad y la Innovación organizacionales en las cadenas de suministro?

 Por ejemplo, en sectores como la alimentación, la Cadena de Suministro trabaja en una constante tensión, sus profesionales están acostumbrados a adaptarse rápido a los cambios de demanda. De hecho, estos años de incremento del e-Commerce o fenómenos como el Black Friday, o las campañas de Navidad, han sido la perfecta antesala para afrontar este pico de dos meses.

En el ámbito de la Innovación, estos últimos años la logística está siendo protagonista de una transformación, a través de la robotización de almacenes como en la implementación de herramientas para el análisis de la demanda, como el big data, la inteligencia artificial, etc.

Probablemente, la capacidad para gestionar la incertidumbre sea la mayor cualidad de un profesional de la logística, pero hoy además contamos con herramientas que facilitan la anticipación. Esto nos lleva a la búsqueda de perfiles con perfiles tecnológicos y el desarrollo de habilidades de gestión más evolucionadas.

 

¿Qué Propuestas de Valor al Empleado diferencia al sector logístico de otros sectores en esta nueva oportunidad de atracción del talento que nos ofrece actualmente el mercado? ¿Cómo se define el talento en el Centro Español de Logística? ¿Y dentro de las empresas que representa?

 Los últimos años, las grandes empresas de logística están construyendo sus perfiles como marcas empleadoras, dándole valor a los profesionales y aportando el atractivo por la gran evolución y tecnificación del sector.

Sin embargo, queda camino por recorrer, desde el Centro Español de Logística insistimos en la necesidad de dar a conocer buenas prácticas, apostar por el talento y la capacitación de los profesionales. La formación es una de las bazas fundamentales para que desde la actividad logística se sigan desarrollando profesionales de alto valor.

Respecto a nuestras empresas socias, ten en cuenta que en CEL se reúnen los directores de Logística de las grandes empresas del IBEX. Entre los más de 200 socios, tenemos representantes de la gran distribución, industria alimentaria, textil, tecnología, consultoría, automoción, ámbito farmacéutico, grandes operadores logísticos u organizaciones de ámbito público.

Y desde el ámbito que me compete, la actividad logística no acostumbra a difundir sus méritos. Como tanto hemos escuchados estos días, sus profesionales son “héroes en la sombra”, con un perfil muy dirigido a la eficiencia de las operaciones, la productividad y, la excelencia en el servicio. Esto último, más potenciado gracias a la irrupción del e-Commerce y la mayor visibilidad de la Cadena de Suministro.

 Los desafíos sociales y ambientales siguen siendo una de las prioridades más importantes de las empresas, y las medidas de esta etapa lo han reflejado más que nunca…  En este contexto, ¿cuál es el papel del sector frente a la Agenda 2030? ¿El propósito y una estrategia de desarrollo sostenible influye en la creación y retención de talento?

 Los profesionales logísticos son conscientes del impacto de la actividad y están totalmente comprometidos con mejorar la sostenibilidad y su reducción en la huella de carbono. La responsabilidad corporativa se encuentra en los factores más determinantes de compra y las empresas lo saben. También a la hora de motivar a sus profesionales. Los valores de marca y el compromiso social y medio ambiental, son claves en la construcción de las marcas que emplean. Y la logística no podía ser menos. Sumado a que la constante búsqueda de la eficiencia en los procesos logísticos contribuye a la sostenibilidad de las operaciones, es una dirección fácil de tomar.

Esto no implica que el cambio, por ejemplo en el caso del transporte, no sea tan  rápido como gustaría a consecuencia de la inversión que supone la sustitución de flotas.  Aún así se están implementando modelos de reparto más eficientes gracias al uso de la tecnología, acogiendo a nuevos actores y fórmulas de reparto sostenibles como los almacenes de proximidad, el transporte colaborativo, y otras sinergias entre distintos actores de la cadena…

 ¿Qué retos futuros tiene el sector respecto a la crisis de Covid-19?

 Ya hemos observado  el crecimiento de nuevas formas de reparto, más exitosas a nivel europeo pero hasta ahora residuales en España, como por ejemplo el Click and Car o el Click and Collect. Pero además, la Cadena de Suministro ha aplicado rápidamente protocolos de manipulación de mercancías para garantizar la seguridad higiénica, y en algunos casos incluso cambios en la organización y diseño de los almacenes. Algo que además de los costes de material de protección, está suponiendo una menor eficiencia en las operaciones aunque necesaria para garantizar la seguridad.

Por otro lado, el teletrabajo también se ha trasladado a muchos puestos en los que no se contemplaba, siendo un avance más para un sector que hasta ahora era muy presencial. Los gestores de recursos humanos tendrán que construir las posiciones en base a las nuevas formas de trabajo. Igualmente, surge un nuevo perfil de líder, que sea capaz de afrontar más que nunca la incertidumbre, motivando a los profesionales desde un contexto remoto, y muy tecnificado.

 ¿Qué le diría a aquellas organizaciones que están sufriendo el impacto de la crisis y argumentan que no es el momento de preocuparse por la experiencia del empleado?  

 Fácil: siempre es momento de preocuparse por la experiencia del empleado. No tenemos que olvidar que el cliente interno es el principal prescriptor de nuestra marca. Tomemos como ejemplo a las organizaciones que desde el primer momento han compensado y aplaudido el gran esfuerzo de los profesionales ante el incremento de la actividad.

Para éstos que han trabajado sin descanso, pero también para aquellos que han tenido que incluir en los ERTE, la Comunicación constante es más clave que nunca. Vivimos un momento en el que el líder es muy relevante. Para acoger a su equipo, transmitirle seguridad y gestionar desde la empatía. La Comunicación es el nexo de unión entre profesionales, la habilidad más relevante para mantener la motivación y transmitir seguridad a la plantilla.

 Para conocer más información sobre cómo ayudamos a las compañías a ser grandes lugares de trabajo consulta nuestro programa de Certificación de Great Place to Work®  https://greatplacetowork.es/certificacion/