Entrevista César de Vicente, Líder Internacional KIABI, Mejor Directivo Best Workplaces 2018

César de Vicente, Líder Internacional de KIABI: ” Cada vez más, cada empleado es el dueño de la empresa y tiene que tomar sus propias decisiones para responder a su cliente”


Share this Post

Desde Great Place to Work® sabemos que unos de los pilares de KIABI es el sentido de comunidad, el compromiso y el desarrollo de talento. En este sentido ¿Qué significa ser un Best Workplaces para Kiabi? En estos años en los que Kiabi ha sido reconocido como un gran lugar de trabajo, cuál es el balance en impacto en negocio, employer branding, competencia y stakeholders?

Ser un Best Workplaces es el reconocimiento para KIABI de una estrategia centrada en las personas y para todos nosotros, los KIABERS, es un orgullo que se valore nuestra empresa de esta manera; de hecho, en la última visión que construimos todos junto a nuestro ecosistema (KIABERS, Clientes, Partners, etc.), la gran ambición que nos marcamos fue el convertirnos en la marca preferida de nuestros clientes y la empresa preferida para trabajar en cada país donde estamos implantados.

El haber sido reconocidos en el palmarés estos últimos años nos ha hecho avanzar de una manera increíble a nivel interno y que cada centro de trabajo ponga el listón cada vez más alto en cuanto al bienestar de sus empleados. A nivel externo es indudable que la notoriedad de KIABI asociada a  nuestra “Happy Culture” ha crecido muchísimo y hoy somos una empresa deseada para formar parte de ella.

Los resultados del negocio de estos últimos años han acompañado, y estoy profundamente convencido de que son la consecuencia de la transformación humana que hemos puesto en marcha.

Hoy somos una referencia en el sector y trabajamos con otras empresas que nos piden que les acompañemos en su transformación cultural.

La digitalización está avanzando en las organizaciones de manera exponencial. ¿En qué punto del proceso de revolución de las TIC se encuentra KIABI? ¿Cómo está impactando en los empleados? ¿Y en la estrategia de la empresa?

Estamos en un mundo en continua transformación, el concepto de gestión del cambio se ha quedado obsoleto, y por tanto necesitamos organizaciones sencillas, ágiles y absolutamente orientadas a responder a las necesidades de nuestros clientes.

 La organización no puede ser un objetivo en sí mismo sino la consecuencia de una manera de trabajar. En nuestro caso la digitalización ha supuesto trabajar de manera totalmente transversal y ha hecho desaparecer tareas y procesos intermedios que no creaban ningún valor. Cada vez más, cada empleado es el dueño de la empresa y tiene que tomar sus propias decisiones para responder a su cliente.

Innovar es la principal palanca de cambio, el motor que hace avanzar y crecer a una empresa y una herramienta para lograr una ventaja competitiva. ¿Cómo se estimula en KIABI la mentalidad innovadora y la transferencia de conocimiento? ¿Qué es el “Start Up Spirit” en KIABI?

 Si fomentamos que cada empleado se atreva a tomar sus decisiones, generamos confianza, aceptamos el error e incluso lo promovemos como vía de aprendizaje y lo hacemos a nivel 360º en la compañía, estamos creando una cultura de la innovación. Esto es el “Start Up Spirit”: cada KIABER es un líder de la empresa, un emprendedor, tiene iniciativa, y de hecho puede ser dueño de una parte de la empresa (ofrecemos la posibilidad a los KIABERS de ser accionistas de la empresa, hoy lo somos la gran mayoría).

La gestión de la diversidad se ha convertido en un elemento estratégico en continua evolución para dar respuesta a la visión global que aplica a toda la empresa. ¿Qué políticas y prácticas está llevando a cabo KIABI para fomentar un clima transcultural y en el que conviven varias generaciones? ¿Y respecto a la diversidad funcional?

 KIABI nació a finales de los años 70 del siglo pasado con la vocación de hacer la moda accesible a todas las familias; ofrecemos moda para niños, adultos, bebés, mujeres embarazadas, tallas grandes, en definitiva… para todos, y queremos que cualquiera, independientemente de su presupuesto, pueda comprar en KIABI. Hacemos la moda accesible a todo el mundo. Nuestros equipos son el reflejo de esto, diversos y absolutamente comprometidos con la sociedad.

Tenemos una Fundación que se encarga de acompañar un montón de iniciativas sociales (por ejemplo, Octubre Rosa para concienciar sobre el cáncer de mama o Juntos hacia el Empleo para ayudar a desempleados de larga duración), pero sin duda los proyectos más importantes han sido los de integración de colectivos desfavorecidos y de personas con capacidades diferentes (especialmente intelectuales).

La media de edad de nuestros KIABERS está en torno a los 25 años y, aunque somos una empresa joven, convivimos gente de distintas generaciones, y nuestra manera de trabajar, cada vez más moderna y más digital, encaja perfectamente con la cultura de los más jóvenes.

¿Qué barreras encontráis en cuanto a la gestión de la diversidad de género? ¿Qué políticas y prácticas desarrolléis en cuanto al fomento de la igualdad de oportunidades? ¿Crees que todas las organizaciones, independientemente de su sector o tamaño deberían implanta un Plan de Igualdad, con medidas para garantizar la igualdad de trato entre mujeres y hombres, entre otras cuestiones, en las áreas de retribución, conciliación y promoción?

En KIABI trabajamos desde hace años por la diversidad de género y tenemos en marcha un Plan de Igualdad.

Garantizamos igualdad de oportunidades en todas las áreas de la empresa y cada año los resultados de Great Place to Work® nos confirman que de manera unánime se percibe de esta manera dentro de nuestros equipos y que marcamos una gran diferencia positiva con el resto del mercado.

¿Cómo conseguís en KIABI que los colaboradores trabajen por unos valores comunes y logren los objetivos empresariales, mejorando la experiencia empleado, engagement y su impacto en negocio?

Nuestra visión ha evolucionado de algo racional como “vender cada vez más productos a cada vez más clientes” a algo mucho más emocional y aspiracional. Ahora nuestra vocación es “Ofrecer felicidad al Mundo para llevar puesta”. Los KIABERS se sienten parte de algo mucho más trascendente, de un proyecto más potente. Si además tienen la posibilidad de liberar su talento, de ser dueños de la empresa, construyen los objetivos comunes, toman sus decisiones, lideran su proyecto profesional, trabajan en un entorno de felicidad y comparten esos valores con el resto de la comunidad, el impacto en el negocio es una consecuencia inevitable.

Asistimos a una transformación de las culturas corporativas que avanzan hacia la flexibilidad y la conciliación de la vida personal y profesional, ¿qué medidas toma KIABI para apoyar a los empleados a hacer del día a día una experiencia satisfactoria? ¿Por qué la satisfacción de los empleados y la orientación de resultados pueden ir de la mano?

Lo primero que hacemos es escucharles, trabajar sobre las necesidades e implicarles en la solución. Trabajar en retail no quiere decir tener jornadas interminables y sacrificar tu vida personal. Hoy en día nuestros equipos de venta fijan ellos mismos sus horarios a través de una aplicación de su smartphone y se organizan gracias a la inteligencia colectiva.

La diferencia de KIABI con otras marcas de moda está en nuestra cultura humana y eso lo ven y lo valoran nuestros clientes. La ecuación es sencilla: EQUIPOS FELICES = CLIENTES FELICES. Cuanto más felices sean nuestros equipos mayor será la satisfacción de nuestros clientes y mejores resultados tendremos.

El concepto de liderazgo, lejos de ser anticuado, se potencia cada vez más o adquiere más relevancia en un escenario de cambio y evolución. ¿Cómo se potencia en KIABI el desarrollo de líderes capaces de ponerse al frente del cambio organizativo y transformador? ¿En qué consiste el MIT (Modelo Integral del Talento)?

Hemos pasado de hablar de directores (los que dictan lo que hay que hacer) a Líderes. Este cambio es clave; los líderes trabajan sobre el “Porqué” y no sobre el “Cómo”. Los líderes crean las condiciones para que todos los empleados puedan liberar su talento. Para mí un líder tiene tres funciones claves: Comunicar el porqué, ser un liberador de energía y retar permanentemente.

El MIT es un sistema de desarrollo de talento integral en el que básicamente cada empleado se convierte en el protagonista de su desarrollo. Se acabó el que me evalúen y me digan cuáles son mis áreas de mejora y el plan de acción para mejorar. Ahora soy yo el que capitaliza su talento (y estoy convencido de que todos lo tenemos) y escribo mi propio plan de desarrollo.

¿Cuáles son los principales retos y desafíos que se plantea KIABI en el contexto de un mercado cada vez más global y diverso y de cara al futuro del sector de retail?

Estamos a las puertas de una gran revolución en el sector. La inteligencia artificial, el big data, la realidad aumentada, el internet de las cosas… son solo los primeros pasos de un modelo de retail, el del futuro, que está por llegar. Por eso trabajamos ya en cómo será la sociedad de mañana y el retail de mañana. Dentro de esta sociedad sabemos que el mercado de trabajo no será el mismo. Los perfiles van a evolucionar y también nuestra relación con el trabajo. En un futuro próximo no existirá la dedicación exclusiva a una empresa sino una cartera de intereses diversos profesionales, de ocio y por qué no de trabajo social.

Lo que nunca cambiará será que la gran diferencia de las empresas la hacen las personas.

Share this Post

Recomendados

No se encontraron entradas.

Últimos Artículos